La suplementación deportiva siempre ha estado en el punto de mira de muchas personas y ha sido juzgada indebidamente debido al desconocimiento. Su confusión y comparación con otras sustancias como los anabolizantes, esteroides, narcóticos o betabloqueadores —todas ellas prohibidas por los reglamentos antidopaje para las competiciones deportivas profesionales— ha dado lugar a que los suplementos deportivos sean juzgados de manera errónea.

Los suplementos deportivos son concentrados de nutrientes utilizados única y exclusivamente como complementación de la alimentación. Estos resultan de gran utilidad para aportarnos los nutrientes que necesitamos al realizar determinados ejercicios, sobre todo cuando ponemos a trabajar a nuestro cuerpo con ejercicios de fuerza y resistencia —como los ejercicios de hipertrofia, para ganar masa muscular— con el fin de facilitar nuestro objetivo de manera natural.

En este artículo analizamos cuáles son los mitos más comunes sobre los suplementos deportivos, qué suplementos deportivos tomar dependiendo de los objetivos que queremos alcanzar y los diferentes tipos de suplementos deportivos que podemos encontrar. Te lo explicamos a continuación.