La fascia plantar es una banda de tejido elástico que empieza en el talón y llega hasta la zona de debajo de los dedos. Esta zona tiene una gran importancia de carácter biomecánico a la hora de caminar, en especial porque es la responsable, junto a otras estructuras del pie, de los siguientes procesos:

  • Proteger los metatarsianos –los huesos previos a las falanges (proximal, media y distal)- para evitar una excesiva flexión dorsal.
  • Mantener el arco plantar.
  • Absorber y retornar la energía producida cada vez que el pie impacta contra el suelo.

Cuando dicha zona se inflama se da lo que conocemos como fascitis plantar, una patología bastante frecuente en deportistas como runners, futbolistas o atletas, aunque también se da de manera habitual a partir de los 45 años en aquellas personas que no practican deporte alguno o personas que padecen obesidad, ya que corren un mayor riesgo de padecer esta patología de manera crónica, como explica este estudio.

Fascitis plantar: síntomas sospechosos

Los síntomas de fascitis plantar son muy evidentes y característicos, de manera que no resulta muy complicado determinar su diagnóstico, como explican en este artículo para determinar el diagnóstico diferencial del dolor en la zona inferior del talón.