Todos y todas, cuando hemos ido al gimnasio por primera vez, hemos cometido errores que han hecho que nos llevemos la atención de los allí presentes. A veces, hasta nos han llamado la atención por algunos de ellos. No siempre es fácil identificarlos, sobre todo si somos nuevos en esto del ejercicio o si nos acabamos de apuntar a un gimnasio por primera vez. Por ello, en este artículo hemos elaborado una guía con las 10 cosas que jamás debes hacer cuando vayas a un gimnasio.

Esperemos que nuestras recomendaciones te resulten de utilidad y que puedas aprovechar al máximo tu rutina deportiva de la manera más saludable y cómoda posible.

Comer demasiado

Cuando vamos al gimnasio una de las prácticas que debemos evitar sí o sí es alimentarnos con comidas copiosas antes del ejercicio. De nada sirve la teoría de que “vamos a quemar lo que hemos comido” si el exceso de alimentos impide que puedas realizar ejercicio o las cantidades son tan abundantes que el resultado es contraproducente. Tener una buena dieta es esencial para sentirnos bien y para dar lo mejor de nosotros mismos durante la actividad física.

Ahora bien, no todos los deportes llevan asociados el mismo tipo de alimentación o dieta. También existen algunas diferencias dependiendo de si vamos a trabajar ejercicios aeróbicos o anaeróbicos, si queremos ganar musculación o si queremos tonificar nuestra figura. La Academy of Nutrition and Dietetics, el Dietitians of Canada y el American College of Sports Medicine han especificado en varias ocasiones que el rendimiento deportivo durante las actividades —y en el momento de la recuperación— puede mejorar mediante la implementación de estrategias de nutrición correctamente seleccionadas. El Centro de Nutrición y Cirugía Bariátrica de la Clínica Las Condes explica, también, en su artículo “Nutrición para el Entrenamiento y la Competición” que el rendimiento del deportista tiene mucho que ver con una dieta adecuada.

Tomar refrescos o bebidas relajantes

La hidratación es fundamental cuando vamos al gimnasio, ya que influye —también— en la energía que tendremos al realizar nuestra actividad. Es aconsejable evitar las bebidas relajantes, ya que pueden restarnos energía, y también es conveniente evitar abusar de bebidas demasiado azucaradas. Según podemos leer en el estudio “La hidratación del deportista”, publicado por la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad de León (España), al tomar bebidas inapropiadas que contienen grandes concentraciones de sales y azúcares se puede retardar enormemente el vaciado gástrico, además de provocar un movimiento de líquidos de la sangre al intestino.

Llevar ropa inadecuada

Otro de los errores más comunes cuando vamos al gimnasio es el de llevar ropa inadecuada. Lo aconsejable es usar ropa técnica de nuestra talla que no dificulte la movilidad e, incluso, que nos ayude con la flexibilidad. Por otro lado, se deben evitar las prendas de algodón, ya que estas no transpiran bien. Lo más recomendado es optar por material sintético, como el poliéster y el nailon, el cual ayuda a expulsar el agua.

Practicar ejercicio con sed

Es importante mantenerse hidratado durante todo el día pero, sobre todo, en el momento de realizar ejercicio. Por ello, debemos evitar llegar con sed al gimnasio, ya que esto puede provocarnos lesiones. La mejor forma no es beber grandes cantidades antes de salir de casa, si no llevarse la botella y beber poco a poco para estar hidratados en todo momento.

Ir maquillada

A veces, la falta de tiempo —si es el caso de que vamos al gimnasio nada más acabar de trabajar— puede llevarnos a cometer errores, como ir maquillada a practicar ejercicio. Como imaginarás, el resultado es desastroso una vez que comienzas a sudar. Además, ello puede provocar irritaciones en la piel, sobre todo si se utilizan bases que dificultan la transpiración.

Usar esteroides

Buscar los mejores resultados y rendimientos no es negativo. Ahora bien, si para ello debemos recurrir a los esteroides, entonces estamos cometiendo un grave error. Aunque estos puedan mejorar el rendimiento, así como aumentar la masa muscular, el problema es que tienen una gran cantidad de contraindicaciones, lo que puede ocasionarnos serios problemas para nuestra salud.

Dejar la máquina sudada

Hay personas que sudan más y personas que sudan menos. Sea como sea, si vas a hacer uso de aparatos comunes, como son las máquinas de ciclo —o spinning— es más que conveniente que coloques una toalla en el asiento para evitar que ésta acabe toda sudada cuando finalices con tu actividad. Se trata de tener consideración con el resto y de seguir unas normas comunes —y aceptadas por la mayoría— para evitar generar situaciones incómodas o ser tú quien se encuentre con ellas.

Tirar las pesas al suelo

Es posible que en ocasiones no te quede otra que tirar las pesas al suelo, sobre todo si te has excedido con la carga y tu cuerpo no te permite mantener ni un minuto más con las pesas en las manos. Ahora bien, evítalo siempre que puedas. Al tirar las pesas al suelo es posible que distraigas o molestes al resto de deportistas presentes en el gimnasio. Sin olvidarnos, claro está, del riesgo que supone arrojar las pesas al suelo en caso de que caigan encima de tu pie o lesiones a alguien que se encuentre cerca de ti en ese momento.

Invadir el espacio de otros

Al realizar algunas actividades deportivas es necesario contar con un espacio mínimo para poder ejecutar los movimientos y realizar el ejercicio de manera adecuada. Véase, por ejemplo, al hacer sentadillas con pesas de discos. Por ello, trata siempre que puedas de no invadir el espacio del resto de compañeros de gimnasio y rodéalos para evitar interferir en sus ejercicios. Además, al invadir el espacio de otros te arriesgas a sufrir un golpe de manera involuntaria durante el trazado del movimiento o a que sufran un accidente o lesión —si los sorprendes durante la actividad—.

Hablar por teléfono

Hay prácticas que, por el motivo que sea, no están bien vistas en determinados lugares. Hablar por teléfono en el gimnasio en una de ellas. Al hablar por teléfono en las áreas de ejercicio interrumpes la energía de las personas que están alrededor. Si tienes una llamada urgente, tómate la molestia de salir para poder hablar con calma y permitir que otra persona utilice el equipo que estabas usando.