Una de las salidas profesionales que más atrae a los graduados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte es el entrenamiento personalizado. No obstante, para lograr ejercer como entrenador personal es necesario disponer de la formación adecuada y hay que reunir una serie de cualidades para despuntar en un sector cada vez con más demanda.

Si tienes claro que dedicarte a ello, sigue leyendo porque vamos a contarte cuáles son las más importantes cualidades de un entrenador personal.

Cómo ser el mejor entrenador personal

Lo primero que debes tener claro es que debes formarte. ¿Cómo es posible ser un buen entrenador personal si no se conocen los fundamentos teóricos de la profesión? Es directamente imposible. Es algo básico y para reunir todos los requisitos incluidos en el perfil de un entrenador personal es necesario primero que acredites que cuentas con la formación necesaria para dedicarte a ello. Si quieres saber qué se estudia para ser un entrenador personal a todos los efectos, no dejes de echar un vistazo a nuestro post dedicado a la formación teórica de los personal trainers.

A estas alturas, seguramente hayas superado el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, o hayas encaminado tu itinerario académico hacia la educación física. Disponer del certificado de la titulación superior relacionada con las ciencias del deporte es importante, un primer paso que puede abrirte las puertas para acabar dedicándote a lo que quieres. Recuerda que en FiveStarsFitness puedes formarte apuntándote a nuestro Curso de Entrenador Personal, que cuenta con uno de los programas más completos de toda la oferta educativa en este segmento.

La importancia de la formación teórica es fundamental porque hace ver las más básicas cualidades de un entrenador personal y cómo estas influyen en el trabajo diario interactuando con personas con necesidades diferentes. Y es que, aunque el objetivo final siempre suele ser mejorar la condición física y hacer desaparecer los hábitos nocivos de alimentación y de consumo en el día a día, es necesario atender a otra serie de cuestiones para ofrecer una buena experiencia.

Dedicación y empatía son dos cualidades que todo aspirante debe reunir para dar el perfil de un entrenador personal 100% apto para el servicio. A eso se debe sumar conocimientos básicos de dietética deportiva, disponer de una gran capacidad resolutiva y presentar una alta tolerancia al error. Pero hay otras características que hacen de un entrenador personal una figura realmente necesaria para mejorar la condición física de otras personas.

Cualidades de un entrenador personal

A la dedicación, a la capacidad de resolver problemas sobre la marcha y a la tolerancia al error hay que sumarle la constancia, la disciplina y una importante capacidad de sacrificio para exprimir el máximo rendimiento durante las sesiones de ejercicios. ¿Cómo ser el mejor entrenador personal si no se conocen los límites propios mientras se está ejercitando?

Ser entrenador personal es un trabajo altamente vocacional. Para dedicarse a ello se da por sentado que se tiene un gran amor al deporte y que este ocupa una buena parte del tiempo de ocio. Y es que cuando se dice que entre las cualidades de un entrenador personal se encuentra la disciplina y la constancia es porque resulta fundamental mantener un buen estado de forma para crear programas de entrenamiento personalizados, ejercitar con cada usuario para mantener alta la motivación y crear un sistema de fidelización basado en la complicidad, la empatía y el trato cercano.

Pero, ¿cómo ser el mejor entrenador personal? Si te lo has preguntado es porque eres ambicioso, y eso está muy bien porque el deporte y la actividad física va ligado a la competitividad, ya sea de cara a otros individuos o por puro instinto de superación. Y la competitividad no es nada sin actitud, por lo que es un buen paso en la dirección correcta.

Todas estas son unas importantísimas características de un entrenador personal que quiere despuntar en lo suyo y que realmente quiere dedicarse en cuerpo y alma a lo que más le apasiona. Y es que uno de los motivos por los que mucha gente decide recurrir a los servicios de un entrenador personal es porque les ayuda a mantener alta la motivación, además de hacer que el entrenamiento sea algo más cercano y no una actividad impersonal que se realiza de manera autónoma, poniendo el acento en el componente humano que tanto une a las personas en el deporte.

Pero ten en cuenta también que este camino es más exigente si cabe. Si lo que quieres es saber cómo ser un buen entrenador personal y finalmente consigues destacar, cada vez más personas querrán contar con tus servicios, lo que exige una alta capacidad organizativa y un gran espíritu de superación y de sacrificio. Ser capaz de crear planes de entrenamiento personalizados distintos y aplicarlos en días sucesivos e intercalados requiere de una buena planificación para mantener el nivel, por lo que este también es un aspecto a trabajar para dar el perfil de un entrenador personal de éxito.

Y no olvides que el exceso de ambición puede ser perjudicial, para ti y para aquellos que recurren a ti para mejorar su condición física. En tu camino hacia el éxito, una vez hayas descubierto cómo ser el mejor entrenador personal de todos, no olvides que el compañerismo, la empatía y la complicidad son valores que nunca hay que perder cuando hablamos de entrenamiento físico y de deporte.

Perfil de un entrenador personal

En realidad, sería injusto decir que existe un prototipo de persona más apta que otra para dedicarse al entrenamiento personalizado. En realidad, solo debe existir un interés innato por el deporte y haberse dedicado académicamente al estudio de las ciencias del deporte para reunir las cualidades de un futuro entrenador personal.

Si lo que quieres es encontrar una fórmula mágica que te dé una respuesta concreta a tu principal inquietud sobre cómo ser un buen entrenador personal, sentimos decepcionarte, pero tal fórmula no existe. Solo la dedicación, el esfuerzo y el sacrificio llevan al éxito. Seguro que has oído decir eso de que uno solo es bueno en lo que realmente le apasiona, y es cierto. Los mejores profesionales son aquellos que sienten verdadera pasión por aquello que hacen, y en un trabajo donde la motivación y la interacción con el usuario es tan importante, esto realmente puede marcar la diferencia.

Por eso, la actitud positiva y la capacidad de mantener alta la motivación son dos de las más apreciadas características de un entrenador personal, entre muchas otras. De cara al usuario la experiencia puede cambiar enormemente y esta en realidad es la mejor manera de saber cómo ser un buen entrenador personal.