Cuando practicamos ejercicio lo que buscamos es alcanzar unos resultados y metas que tienen que ver con mejorar nuestra condición física, así como nuestra resistencia y otras muchas cuestiones. Ahora bien, ¿por qué no siempre conseguimos los resultados esperados? La razón es muy sencilla, nuestro entrenamiento no cuenta con los estímulos adecuados para que el ejercicio resulte efectivo —o tan efectivo como debería—.

Si queremos mejorar nuestra condición física, así como nuestro rendimiento, es fundamental que el entrenamiento esté adaptado al deportista. Los principios del entrenamiento determinan la metodología, planificación, organización y, por supuesto, el control del mismo. Ejemplo de ellos son: el principio de accesibilidad en el entrenamiento deportivo, el principio de variedad en el entrenamiento deportivo, los principios biológicos del entrenamiento deportivo y los principios psicológicos del entrenamiento deportivo.

A continuación, analizamos cuáles son los principios del entrenamiento deportivo en base a los distintos argumentos universales y otras cuestiones de interés para poder alcanzar las metas deportivas. ¡Vamos a ello!

¿Qué son los principios del entrenamiento?

Los principios del entrenamiento deportivo son herramientas o estímulos fundamentales que deben ser utilizados para planificar el entrenamiento, así como para establecer la metodología que se va a llevar a cabo en cada deportista, para organizar las actividades y para controlar los resultados. Cumplir con los principios del entrenamiento nos ayudan a alcanzar los objetivos y metas —deportivamente hablando—. Estos facilitan la adaptación óptima del deportista con el fin de progresar de manera adecuada y con total seguridad.

Ley de Selye o Síndrome General de Adaptación

Cuando hablamos de los principios del entrenamiento, independientemente de cuáles quieran que sean, debemos tener en cuenta un aspecto muy importante en el mundo del deporte: el Síndrome General de Adaptación o Ley de Selye. Si no tenemos en cuenta esta característica, es muy probable que el ejercicio realizado resulte inútil. Es por esta razón que los principios del entrenamiento deben tener muy en cuenta esta característica.

Y es que el Síndrome General de Adaptación no es otra cosa que saber cómo funcionan las leyes biológicas del organismo para comprender cómo debe estructurarse el entrenamiento. En su definición nos encontramos con que el organismo sufre un desequilibro frente a agentes que provocan estrés —como el ejercicio— y que éste permite crean nuevos procesos de adaptación, dependiendo de cómo se enfoque el plan de trabajo —es decir, el entrenamiento—.

Cuáles son los principios del entrenamiento deportivo

Responder a la cuestión sobre cuáles son los principios del entrenamiento deportivo es fundamental para lleva a cabo un entrenamiento efectivo, seguro y adaptado a cada persona. Estos pueden ser establecidos por un entrenador personal a la hora de confeccionar el plan o por el propio deportista. A continuación, analizamos cuáles son los principios del entrenamiento deportivo según los argumentos universales.

Principio de accesibilidad de entrenamiento deportivo

Lo que busca este principio es asignar al deportista unas tareas que pueda asimilar de manera efectiva según la condición de cada persona. Se trata de determinar cuál es la aptitud física y morfológica a través de varias pruebas que permitan orientar el entrenamiento. El principio de accesibilidad de entrenamiento deportivo se fundamenta sobre las cargas físicas y biológicas, muy determinantes en la accesibilidad.

Principio de variedad en el entrenamiento deportivo

Lo que viene a decirnos este principio es que resulta necesario aplicar diferentes estímulos de entrenamiento para poder progresar y llegar al rendimiento óptico. Según el experto en fisiología de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos), Donald Dengel, toda actividad física resulta beneficiosa. Ahora bien, si se cambia de frecuencia o intensidad, ésta puede ayudar a obtener mejores resultados. El principio de variedad en el entrenamiento deportivo sirve para hacer trabajar el cuerpo, evitando que este se adapte a una rutina específica —algo que suele ocurrir con facilidad cuando se repite siempre la misma actividad, sobre todo, con los corredores—. De esta forma, al introducir distintas intensidades y duraciones el organismo consigue nuevas adaptaciones y crea una base de progreso muy superior.

Principios biológicos del entrenamiento deportivo

Los principios biológicos son los que afectan a los procesos relacionados con la adaptación orgánica del deportista. Según el artículo “Bases del entrenamiento deportivo en la etapa postobligatoria: principios”, publicado en la revista digital Innovación y Experiencias Educativas, los principios biológicos del entrenamiento deportivo pueden distinguirse entre los que afectan a las adaptaciones iniciales del proceso de entrenamiento y los que aseguran dichas adaptaciones —o permiten la especialización del deportista—. En este caso, nos encontramos con otros principios como los de unidad funcional, la multilateralidad, la especificidad, la sobrecarga, la continuidad, la progresión, los retornos en disminución, la supercompensación, la recuperación y la individualidad. Algunos estudios, como el de “Efectos del entrenamiento de la musculatura respiratoria sobre el rendimiento” (realizado por la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cádiz) apuntan, también, al papel que juega la biología en el rendimiento deportivo, en este caso concreto la investigación se centra en personas con enfermedades pulmonares o cardiovasculares y el desempeño de su actividad deportiva.

Principios psicológicos del entrenamiento deportivo

Los principios psicológicos del entrenamiento deportivo son básicos en el rendimiento del deportista. Según aseguran más del 90% de los deportistas de alto rendimiento la clave del éxito deportivo se debe a la capacidad y al entrenamiento mental. Se trata de un principio que ha ganado gran importancia en los últimos años, habiendo diversas investigaciones al respecto para tratar de averiguar cómo afectan los factores mentales en el rendimiento deportivo. Sobre todo, lo que se tiene muy en cuenta es la motivación, así como la capacidad de concentración, el control emocional y la autoconfianza —entendiéndose esta última como la confianza en las habilidades personales de cada persona para llevar a cabo acciones que desemboquen en el éxito deportivo—.

Este principio no solo se aplica a los deportistas de élite, también a cualquier deportista con un plan de entrenamiento bien ideado. Según el estudio “Más allá de la psiquis del deportista. Principios del entrenamiento deportivo y su relación con la Psicología aplicada al Deporte” (2011), la relación entre los principios de entrenamiento deportivo y las técnicas psicológicas es un binomio indisoluble. La psicología es clave en cualquier principio deportivo. Este estudio pone de manifiesto, también, la necesidad de contar con especialistas psicólogos-deportivos en la planificación de los entrenamientos para mejorar los rendimientos del deportista.