La sobrehidratación, o consecuencias de beber demasiado agua, no es algo muy común, sobre todo en personas con unos riñones sanos —a menos, claro, que se trate de un ahogamiento—. Y es que los riñones tienen la capacidad de eliminar el exceso de agua de nuestro cuerpo como mecanismo de defensa a la intoxicación hídrica. Por ejemplo, ante los síntomas de una sobrehidratación el cerebro se activa inhibiendo el acto de deglución —dificultando el proceso de tragar—, algo que podemos ver reflejado el estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences del año 2014.

La sobrehidratación, como decíamos, no es muy frecuente, pero puede ocurrir. De hecho, los deportistas de élite son los que se enfrentan principalmente a este tipo de intoxicaciones —así como las personas que realizan más de 4 horas de ejercicio diario—. Esto suele ocurrir por la descompensación de los electrolitos a causa de la sudoración y por beber mucha agua para calmar la sed. Es lo que se conoce como una hiponatremia asociada al ejercicio.

A continuación, analizamos cuáles son los peligros de la sobrehidratación, cuáles son los signos de sobrehidratación y qué pasa si bebes mucha agua. Lee este artículo para más información.