Genéticamente hablando, podemos decir que existen tres tipos de cuerpos; ectomorfo, mesomorfo y endomorfo. Conocer qué tipo de cuerpo tienes y cuáles son las características que predominan en él, es fundamental para llevar a cabo un entrenamiento efectivo.

Y es que, a pesar de que las particularidades genéticas de cada uno sean diferentes, o que para algunos sea más fácil perder peso y tonificar que para otros, todos pueden realizar una rutina de ejercicios que les ayude a tener la figura deseada. Pero, sobre todo, a disfrutar de un estado de salud y físico óptimo.

A continuación, describiremos las características del cuerpo mesomorfo para que puedas identificar si es el tuyo. En caso de que no sea así, te contaremos qué tipo de entrenamiento debes realizar si quieres pasar de ectomorfo a mesomorfo.

 

¿Cómo saber si eres mesomorfo natural?

La constitución mesomorfa se caracteriza por presentar una cintura delgada y hombros anchos. Por naturaleza, es un cuerpo que tiene poca grasa y que es capaz de ganar músculo en poco tiempo fácilmente. Es decir, le resulta más sencillo que al resto de tipos de cuerpos.

Se dice que el mesomorfo es aquel cuerpo con forma de “V”. Y es el ideal para quienes están interesados en el culturismo. Sin embargo, esto no significa que una persona con otro tipo de estructura no pueda entrenar y conseguir resultados similares.

Cuerpo o constitución mesomorfa

Además de lo anterior, para saber si eres mesomorfo natural, es conveniente que revises el siguiente listado de características:

  • Músculos marcados fácilmente. Un cuerpo mesomorfo de hombre o de mujer, es capaz de conseguir una musculatura marcada con un menor esfuerzo que cualquier otro tipo de cuerpo.
  • Apariencia simétrica y atlética. De forma natural, disfrutan de un aspecto más atractivo.
  • Grandes aptitudes en el deporte. Por otro lado, dadas las bondades de las que disfrutan, son personas más aptas para el deporte.
  • Facilidad para ganar o perder peso. Pueden bajar o subir de peso sin complicaciones para conseguir el aspecto deseado.
  • Cuerpo con poca grasa. Además, la característica anterior se ve favorecida por la práctica ausencia de grasa en el cuerpo.
  • Cintura estrecha. Como decíamos antes, ante la pregunta cómo saber si eres mesomorfo, una de las peculiaridades más destacadas es la cintura estrecha, que da lugar a la forma de “V” de este tipo de estructuras.
  • Hombros anchos, piernas y brazos fuertes. Por último, otra de las características a destacar es la anchura de los hombros. Con esto se completa la “V” y hay que sumar la fortaleza que presentan los brazos y piernas de este tipo de cuerpos.

Estas particularidades son válidas tanto para un cuerpo mesomorfo de hombre, como para un cuerpo mesomorfo de mujer. Se trata de una estructura corporal que favorece el buen aspecto físico. Sin embargo, como cualquier otro tipo de cuerpo, necesita de un buen entrenamiento y rutina de ejercicios para mantenerse en forma.

 

¿Cómo pasar de ectomorfo a mesoformo?

Si tras leer estas peculiaridades te interesa saber cómo tener un cuerpo mesomorfo, debes tener en cuenta que adaptando la rutina de entrenamiento semanal a tu tipo de estructura, puedes conseguir resultados como los que acabamos de describir.

En el caso de que tengas un cuerpo ectomorfo, es decir, delgado, con caderas y hombros estrechos, piernas y brazos muy delgados y poca grasa corporal, podrías incorporar a tu rutina ejercicios como los siguientes:

  • Dominadas. Para que sean efectivas, debes subir hasta tocar la barra con el pecho, el movimiento ha de ser controlado y el pecho y la mirada siempre hacia el frente.
  • Peso muerto con barra. No se recomienda hacer más de cinco series de cinco repeticiones. Cuida la técnica, tanto al bajar como al subir, y trabajarás de forma efectiva los músculos de la parte inferior del cuerpo.
  • Press de pecho plano. Tumbado en un banco, deberás coger una barra con pesas y subir y bajarla sin arquear la espalda de forma exagerada. La trayectoria de la barra debe ser en línea recta.
  • Sentadillas con barra. En este ejercicio, la barra se coloca en la parte posterior del cuerpo. Se deberá bajar con ella hasta formar una línea paralela con el suelo. Ten cuidado con las rodillas y mantén siempre el abdomen bajo tensión.

Por último, para aclarar cómo pasar de ectomorfo a mesomorfo, te recomendamos que siempre entrenes con pesas y tan solo una o dos partes del cuerpo por entrenamiento. Lo ideal es que descanses entre sesiones y no trabajes un grupo muscular si tienes agujetas.

En cualquier caso, siempre puedes acudir a un profesional y que éste planifique una rutina de entrenamiento personalizada a tu estructura corporal, ya sea mesomorfo, ectomorfo o endomorfo. Con un buen plan de ejercicios podrás lograr la figura que desees.

 

Webgrafía y Bibliografía

1. Román, L (13 de septiembre de 2021). Cuerpo mesomorfo: Qué es y características

2. Souza, L (29 de noviembre de 2018). ¿Qué tipo de cuerpo tienes y cómo deberías entrenar acorde a él?

3. Paredes, G (13 de agosto de 2020). ¿Cómo un ectomorfo puede convertirse en mesomorfo?