Uno de los mayores temores de los aficionados al fitness es el de contar con una extremidad más desarrollada que la otra. A pesar de que estos desajustes en la morfología y las dimensiones de los músculos es hasta cierto punto normal, en el caso de los aficionados al gimnasio esto puede acentuarse y ser síntoma de un problema en la técnica que puede tener consecuencias negativas para el organismo si no se le pone solución a tiempo.

Al desarrollo desigual de los músculos de las extremidades superiores o inferiores se le denomina descompensación muscular, y hace referencia precisamente a eso: una descompensación en los músculos de un mismo par de extremidades que genera un efecto antiestético en los casos más pronunciados y que puede conllevar molestias por las diferencias en el tamaño y el peso.

¿Por qué se producen las descompensaciones musculares?