Son conocidos por todos los fundamentos de la activación muscular, con dos movimientos básicos que permiten no solo la realización de actividad física, sino también el movimiento de las extremidades y del resto del cuerpo. Los movimientos de contracción y relajación son elementales hasta para el más leve movimiento, y ambos se producen dentro de lo que se denomina “inhibición recíproca”, un fenómeno que se produce cuando un músculo recibe la acción de contraerse y sus antagonistas reciben la orden de relajación para facilitar el movimiento.

La Paradoja de Lombard: ¿cómo se produce exactamente?

La Paradoja de Lombard es un fenómeno extraño que se produce cuando se activan de forma simultánea dos músculos antagónicos. Fue acuñado en 1907 por Warren Plimpton Lombard tras analizar el papel que jugaban los músculos biarticulares durante un movimiento SQUAT (las tradicionales sentadillas) de manera repetida.

Al estar sentados y levantarnos se produce un movimiento de extensión de la cadera, la rodilla y del tobillo, aunque para estudiar la paradoja de Lombard podemos prescindir de este último. Si nos paramos a analizar el papel de los músculos durante ese simple movimiento, podremos percatarnos de que en la parte anterior del cuerpo participan los cuádriceps, formados por tres vientres monoarticulares que actúan sobre la rodilla, así como por un vientre biarticular que salta a la cadera.