• Son pautas o normas generales aplicables en la progresión deportiva de cualquier entrenamiento y que buscan aumentar el rendimiento del individuo.
  • Estos principios del entrenamiento deben estar presentes en la rutina y son importantes para lograr los objetivos propuestos por el deportista.
  • Algunos de éstos son el principio de progresión de carga, de intensidad, de variabilidad, de individualización o de recuperación, entre otros.

Los principios del entrenamiento deportivo se definen como pautas o normas generales que pueden y deben ser aplicadas en el entrenamiento de cualquier disciplina o actividad deportiva. En otras palabras, son máximas o leyes por las que se rige un proceso de entrenamientos que tiene el fin de hacer progresar la condición física del deportista.

Estos principios del entrenamiento dirigen una rutina y son indispensables para que se logren los propósitos que busca el deportista y aumente progresivamente su rendimiento, por lo que deben ser tomadas en cuenta por cualquier aficionado, competidor o practicante de ejercicio físico.

Nos encontramos con que cada autor establece una serie de principios generales por lo que la lista varía ligeramente, aunque muchos de ellos coinciden en destacar a los mismos. No obstante, algunos de éstos son frecuentemente mencionados.

 

Principios de progresión deportiva en el entrenamiento

que beneficios tiene hacer ejercicio

Uno de ellos es el principio de progresión de carga, que indica que, para que el organismo consiga adaptaciones y progreso, debe ser sometido a cargas cada vez mayores. Tenemos también el principio de intensidad, por el que el individuo se debe aplicar una carga de entrenamiento que represente para su organismo un desequilibrio.

El principio de sobrecarga dice que el entrenamiento tiene que fatigar al deportista para que tenga incidencia positiva sobre éste y para ello es necesario someter el cuerpo a ejercicios de intensidad y duración superiores a los que tolera regularmente para conseguir modificaciones en el organismo del atleta.

Por otro lado, el principio de variabilidad asegura que es indispensable preparar sesiones de diferente intensidad y volumen -además de ejercicios y recorridos diversos- para que el cuerpo experimente una gran variedad de estímulos y evitar que se adapte.

Otro de éstos es el principio de individualización, que establece que las cargas de entrenamiento y rutinas de ejercicio son individualizadas y deben ser diferentes entre todos los deportistas en función de sus cualidades o necesidades específicas.

El principio de recuperación o super compensación indica que para mejorar su organismo el deportista tiene que someterse a un estímulo que signifique un desequilibrio para él. Posteriormente, precisará de un descanso para llevar a cabo la recuperación y aumentar el estado de forma anterior al estímulo.

Continuamos con el principio de especificidad, que señala que un entrenamiento efectivo debe estar alineado con las características del deporte que se practica. Destaca además el principio de periodización, que consta de planificar nuestros picos de forma en una época del año u otra en relación a las pruebas en las que queremos participar.

Aunque estos son los principios de progresión deportiva más destacados, otros autores señalan algunos como la reversibilidad, que avisa de que el progreso logrado a través de un programa de entrenamiento se verá reducido o se perderá completamente si éste se reduce o suspende. Por el contrario, encontramos el principio de continuidad, que afirma que los estímulos deben repetirse para lograr mejoras en el entrenamiento.

 

Webgrafía y Bibliografía

  1. 1Ruibal, B (19 de diciembre de 2021). Principios del entrenamiento. Mundoentrenamiento.com
  2. Gadea, R (22 de marzo de 2013). Principios de entrenamiento deportivo. Aumenta tu rendimiento
  3. Masferrer, D (19 de enero de 2015). Principios del entrenamiento. Grupo sobre entrenamiento (G-SE)