La fuerza puede definirse como la capacidad que tiene un músculo para generar una tensión y actuar contra una resistencia. Existen hasta seis tipos de fuerza, aunque las clasificaciones más generales solo hablan de tres.

Cada uno de ellos varía en relación al tipo de actividad física y planificación deportiva que se lleve a cabo. Es decir, en función del ejercicio realizado con frecuencia, se desarrollará más una u otra. Veamos en qué consisten cada uno y en qué se diferencian.